Diez productos gourmet con sello Carretera Austral

Por: Ivonne Coñuecar Araya / Periodista y Fotógrafa
Contacto: @delapatriagonia

Como una forma de valorar la identidad local y su gastronomía se ha ido instalando una tendencia hacia la cultura de la slow food, o comida lenta, concepto asociado a la promoción de productos naturales preparados con recetas locales, con el fin de dar a conocer y a disfrutar del patrimonio gastronómico de Aysén. Estas nuevas creaciones abren un interesante ventana hacia lo local, colaborando con la difusión del turismo y, permitiendo el posicionamiento de productos con denominación de origen.
El calafate no es sólo una baya apetecible y característica de Carretera Austral, sino que además sobre éste cuenta la leyenda que si lo consumes volverás a la zona, es por esto que no puedes dejar de comer este fruto en tu estadía. Su escasa producción lo hace más atractivo aún, rodeando de magia su intenso color morado. El calafate es envasado por distintas empresas locales y también es posible adquirir productos como souvenir y para gastronomía en sus presentaciones como salsa, mermelada y mezclada con otros productos, como miel.
Pese a que es una especie introducida el salmón ya forma parte de la zona y sus recetas. En su variedad ahumada, lo puedes disfrutar en salsas, ensaladas, sándwich o directamente. En algunas tiendas lo puedes encontrar envasado al vacío o en conserva lo que permite su transporte.
El ciervo rojo también es una especie introducida, originaria de Europa. Su carne es de alto contenido proteico y bajo colesterol. Tiene varios tipos de preparaciones, al igual que otras carnes, y también la puedes encontrar como paté en tiendas locales.
Hace algunos años comenzó la fabricación de Jerky en Carretera Austral. Se trata de carne ahumada cuyo toque maestro se lo da la madera frutal utilizada en su proceso (cerezo, ciruelo, manzano), las que acentúan los sabores sin apoderarse de ellos. No dejes de preguntar por este producto, ideal para excursiones y viajes, y también va muy bien de la mano de un buen vino o cerveza artesanal.
También puedes encontrar otra presentación de la carne del cordero, que tan famosa hace a Carretera Austral. Se trata del jamón de cordero, que es un producto de bajo contenido de grasas que puede ser consumido en tablas para picar, ensaladas, pastas rellenas, entre otros.
Con su toque ácido, la nalca ha sido siendo integrado en varias preparaciones desde hace algún tiempo. Esta planta comestible se encuentra por toda la Carretera Austral. La puedes encontrar en preparaciones como ensaladas, mermeladas, cebiche, entre otros. El Ruibarbo mientras tanto, una planta muy parecida a la nalca, se caracteriza por su sabor ácido. Su composición es de un 93% de agua, proporciona hidratos de carbono, fibra, proteínas y vitaminas. Lo podrás encontrar en presentaciones como mermelada y también como licor.
Sin duda que no puedes perderte el maqui, fruto que ha sido consumido por siglos, desde los pueblos prehispánicos. Se le han atribuido una gran cantidad de propiedades El uso de esta baya es múltiple, desde lo dulce, salado y agridulce, en tragos, salsas, postres, repostería y mermeladas.
El cauchao es otra baya, fruto del árbol de Luma. Estos frutos son redondos, negros y brillantes, maduran en el verano y pueden confundirse con el calafate. El cauchao puede ser usado en la preparación de vino y chicha.
Si es por hablar de un producto especial y que ha conquistado la cocina gourmet, la morilla se ha vuelto por antonomasia un ingrediente con sello Carretera Austral. Son hongos de la lenga, un árbol nativo de Patagonia. Posee un alto valor nutricional, aportan vitaminas del grupo B presentes sólo en los productos de origen animal. Contiene elevados índices de carbohidratos, sales minerales y agua. La morilla común u hongo esponjoso es uno de los más fáciles de reconocer de todos los hongos comestibles, lo recolectan entre los meses de octubre-noviembre. El precio por kilo es altísimo lo que los transforma en un importante fuente de ingresos para sus familias de zonas aisladas de como Villa O’Higgins y sector río Mayer. Puedes disfrutar de su sabor en algunos restaurantes de la zona.

GTP5003v1.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *